M. Eliseo M. Coroli

Nació en 1900 en la provincia de Castelnuovo, Piacenza, Italia. Eliseo Fernando Coroli recibió la una devota formación religiosa al interior de su familia (especialmente de su madre, Maria Molinari), lo que lo llevó a que a los seis años tuviera el deseo de ser misionero y convertirse en sacerdote.
Considerado por sus co hermanos Barnabitas como un “heraldo intrépido e incansable del Evangelio”, el italiano se ha convertido en una de las figuras más importantes en la historia reciente de la Iglesia en la amazonia brasilera, como un hito y ejemplo en las áreas de educación, salud y religiosidad. Después de completar el quinto grado, Eliseo fue al seminario. Su padre lo llevó a la Escuela Apostólica de San Bartolomé de Armenios en Génova de la Congregación de los Padres Barnabitas (Congregación religiosa y misionera fundada por San Antonio María Zaccaria).

Con la finalización del curso de Teología y Filosofía, fue ordenado sacerdote el 15 de marzo de 1924, estando disponible para las misiones, en las que fue atendido por sus superiores y enviado a Brasil para el Colegio de Bernabé, en Río de Janeiro.

Llegó al Puerto de Santos el 22 de diciembre de 1924 y se presentó a su superior en Colégio Zacarias, el 24 del mismo mes, en la Rua do Catete, 113, donde permaneció como Vicario (párroco) Coadjutor en la Parroquia de Nuestra Señora de Lorêto, en Jacarepaguá, suburbio de Río de Janeiro, además de servir a capillas distantes. Siendo el más joven de esa comunidad, mostró una gran vitalidad y entusiasmo por la misión emprendida en tierras extranjeras.

Para mayor información visite el siguiente link.

¡Comparte!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter