San Francisco de Sales y Los Barnabitas


Hoy 24 de enero Los Barnabitas recordamos a San Francisco de Sales.

Es considerado el santo de la dulzura, la misericordia, el humanismo cristiano y el amor de Dios. Obispo de Ginebra, quiso que los Barnabitas fueran sus colaboradores en el ministerio pastoral y la enseñanza escolar en Saboya y Francia.

Por afinidad de espíritu, se creó una gran amistad. Constantemente hablando o escribiendo, elogiaba a los Barnabitas por su celo y afabilidad, generando así un dialogo cordial. Tanto fue el grado de amistad con nuestra Orden que él mismo se hacía llamar “Barnabita”. 

En efecto, también Francisco de Sales escoge por confesor a uno de nuestros Padres, el P. Justo Guérin, más tarde sucesor suyo en la sede episcopal de Ginebra. Llama a los Barnabitas en su diócesis y trabaja incansablemente para la extensión de nuestra familia religiosa, ya que está convencido que: “Nuestros buenos Padres Barnabitas son buena gente, es cierto, amables más que lo que se pueda decir, condescendientes, humildes y afables más que la medida ordinaria de su país. No puede decirse el bien que han obrado en esta ciudad y su provincia. Trabajan sin descanso para la salvación del prójimo, en lo que se muestran admirables a la vez que incansables. Dan catecismo y resultan de gran utilidad en la educación de los jóvenes”.

En señal de gratitud, nuestra Congregación le venera con el título especial de “Patrono Secundario” junto con San Carlos Borromeo. (1716).




¡Comparte!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta