Nuestra Formación


Escudo de la OrdenJornadas.

Es la primera instancia de acercamiento a nuestra Pastoral Vocacional, donde se crea el ambiente para que el joven se plantee sus búsquedas y se proponga la vida religiosa barnabita como una opción clara.


Proceso de Discernimiento.

Cuyo objetivo es proporcionarle al joven los elementos básicos para que pueda hacer un proceso de discernimiento, a través de la reflexión personal de materiales de trabajo que son entregados por el religioso que lo acompaña.


Aspirantado.

En esta etapa al joven aspirante se le proporcionan las condiciones adecuadas para hacer un camino de discernimiento vocacional. Es además un espacio para conocer al joven aspirante y que se introduzca, por medio de la experiencia, en nuestra forma de vida.


Postulantado. 

Es el período del primer contacto oficial del aspirante con la Orden y tiene como fin hacer posible el mutuo conocimiento, la verificación inicial de sus actitudes y disposiciones y prepararle a la etapa de noviciado con pleno conocimiento y suficiente madurez. Durante ese tiempo se realizan los estudios académicos de filosofía.


Noviciado.

Es el período de iniciación de los postulantes al conocimiento y a la práctica de la vida religiosa y apostólica, tal como la expresan las Constituciones y vive la Orden. En dicho período los novicios van tomando siempre mayor conciencia de su libre y responsable respuesta a la llamada de Dios y, al mismo tiempo, la Orden tiene la oportunidad de evaluar adecuadamente su idoneidad para nuestra vida.


Postnoviciado (Estudiantado – Teologado).

El período que sigue al noviciado tiene como finalidad de desarrollar, fortalecer y completar la formación de los religiosos en su aspecto espiritual, intelectual y pastoral, a fin de conseguir su plena madurez humana y cristiana. Durante esta etapa se realizan los estudios teológicos y pedagogía en Religión.  El compromiso de la primera profesión tiene un año de duración y es renovable.


Profesión Solemne.

La Profesión Solemne es el acto definitivo y público de consagración del religioso a Dios y a la Iglesia en nuestra Orden.


 Ministerios y Ordenes Sagradas

Los ministerios de lectorado y acólitado se reciben durante la etapa de estudiantado.

Después de  la Profesión Solemne, sí el religioso así lo desea, se da paso a las ordenes sagradas. (Ordenación Diaconal y Ordenación Presbiteral).


 Formación Permanente.

Terminado el período de formación, cada religioso se mantendrá abierto a una contínua reforma interior. La formación permanente de los hermanos tiene distintos aspectos: espiritual, teológico, pastoral, profesional y apostólico.


     Ir a ¿Qué es la vocación? Ir a Oración Vocacional   

¡Comparte!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *